Renacimiento creativo – Microdosis de LSD en Silicon Valley

En nuestro mundo acelerado, se ha vuelto bastante común para todos (o al menos para la mayoría) buscar maneras de mejorar su productividad. Cada día nos encontramos con nuevos métodos de incrementar la productividad a niveles en las cuales nos permite estar al día y poder mantener el ritmo en un mundo tan competitivo.

Desde herramientas tecnológicas hasta energizantes naturales (para un uso más personal), podemos verlos a todos diariamente en nuestro alrededor. Piensa sobre ello, para muchos de nosotros una taza de café es suficiente para mantenernos despierto, o al menos nos da ese “impulso” extra para terminar nuestro trabajo del día, ¿verdad? Además, hoy en día vemos personas utilizando bebidas energizantes, vitaminas, potenciadores de testosterona, entre otros.

Últimamente, esta necesidad de mejorar nuestro desempeño en la vida diaria y especialmente en el trabajo, ha hecho que varias personas vean más allá de la tradicional taza de café, bebidas energizantes, alimentos, etc, y empezar a prestar atención a nuevas tendencias que de manera muy lenta pero firme, han estado ganando terreno.

Una de estas tendencias, y debo ser honesto, la más sorprendente (al menos para mí) ha atraído la atención de las personas especialmente después de que fue reseñado en la revista Rolling Stone a finales de 2015 en un artículo llamado “¿Cómo microdosis de LSD se convirtió en el nuevo y más reciente viaje de negocios?.

Entiendo que existen varias barreras sociales en relación con un tópico controversial como lo es el LSD, pero veamos los hecho antes de brincar a las conclusiones. A mi siempre me ha gustado empezar por el principio con la finalidad de tener una visión más clara de un tópico en específico. Por lo tanto, empecemos con el LSD desde el mejor lugar para iniciar:

Orígen del LSD y del día de la bicicleta

Uno no podría esperar que una droga pueda tener un nacimiento “noble” y “científico”. Después de todo, las drogas son nocivas (o al menos eso nos han dicho). Desde allí es que  precisamente podemos empezar a notar ciertas peculiaridades del LSD en comparación con otras drogas “más oscuras” conocidas en la actualidad.

Contrario de lo que la mayoría de las personas puedan creer, el LSD no fue desarrollado en una sótano mientras se ocultaban en un sótano. En realidad, fue creada por un químico, Albert Hoffman, quien trabajó en en los laboratorios Sandoz en Basilea. Este científico suizo no se tropezó con la droga de manera accidental, bueno, al menos no completamente.

De hecho, él estaba trabajando en un proyecto de investigación que estaba relacionado con un hongo tipo parásito que crece en la planta de centeno (llamado ergot o cornezuelo). De este hongo se ha dicho que envenenó a cientos de personas durante la edad media. El ergot en sí no es solamente conocido por esas muertes, también fue utilizado comúnmente por las comadronas o parteras en ese entonces, como medio para acelerar el trabajo, haciendo el parto más seguro para las madres. Sin embargo, esta práctica de las comadronas fue descontinuado después debido a que los doctores determinaron que utilizando una dosis alta podría en realidad, poner en peligro al bebé.   

Durante su investigación, Hoffman sacó un derivado: Dietilamida de Ácido Lisérgico (LSD-25), que a primera vista lucía como un estimulante para la respiración y la presión sanguínea. Después de hacer más investigaciones, Hoffman, sin embargo, no encontró nada especial con esto y descontinuó el estudio.

Algunos años después (5 para ser exactos), Hoffman no estaba completamente convencido acerca de sus descubrimientos previos con el LSD-25 y decidió explorar un poco más. Mientras estaba sintetizando otro lote para pruebas, accidentalmente su piel entró en contacto con la muestra y de alguna manera él debió llevarlo a su boca (después esto fue determinada como la causa más probable, debido a que el LSD no puede ser absorbido por la piel), lo que causó que detuviera su trabajo e irse a su casa temprano ese día ya que se sentía indispuesto.

Expresado en sus propias palabras, Hoffman se sintió “… afectado por una inquietud notable, combinado con un mareo leve”.

Más tarde pasó a describir por lo que sintió como un “estado de ensueño” y “… una corriente ininterrumpida de imágenes fantásticas, formas extraordinarias con un juego de colores intensos y caleidoscópicos”. Estos efectos que experimentó Hoffman se volvieron más interesantes cuando vemos que él describe esta condición como algo “…no desagradable, con una condición como de intoxicación caracterizada por una imaginación extremadamente estimulada”.

Día de la bicicleta

Un par de días después (19 de Abril de 1943), Hoffman que continuó siendo intrigado por su experiencia, decidió colocarse a sí mismo dosis con LSD-25 y descubrió exactamente lo que le pasó el día anterior. La dosis que decidió tomar fue de 250 microgramos (que es mucho más alta que las dosis de 30-100 microgramos que se consideran como típico hoy en día).

Tal como lo esperas (debido a las altas dosis tomadas), los resultado no fueron tan placenteros como los primeros y Hoffman le pidió a su asistente a acompañarlo hasta su casa en una bicicleta (los vehículos de motor estaban prohibidos durante la guerra), en donde su asistente tendría que llamar a un doctor. Nada malo fue encontrado en él, exceptuando que tenía las pupilas excesivamente dilatadas, y mientras el tiempo pasó, Hoffman experimentó la misma condición no desagradable que había sentido el día anterior. Este día es recordado aún en la actualidad como el día de la bicicleta.

Por supuesto, como científico, Hoffman reportó sus hallazgos y los laboratorios Sandoz experimentó, primero con animales y luego tanto con pacientes con enfermedades mentales, como con sujetos sanos. Los resultados de este experimento fueron suficientes para convencer a los laboratorios Sandoz de patentar el LSD y venderlo como Delysid.

Las tabletas de Delysid fueron vendidas con gran éxito para ser utilizadas en psicoterapias analíticas. Los laboratorios Sandoz incluso llegó al extremo de sugerir a los psiquiatras de usar la droga en ellos mismos para entender mejor a los pacientes cuando la utilizan.

Poco a poco el uso de esta droga se volvió más común y a principios de 1960 existían cientos de estudios escritos y publicados acerca de los diversos usos para la droga.

A pesar de que la droga probó ser de gran valor para el psicoanálisis, fue prontamente descontinuada por los laboratorios Sandoz ha medida de que se volvió muy popular entre la juventud y un gran movimiento de oposición que se levantó.

Beneficios

Al igual que con cualquier droga que se considera ilegal, no es muy común que nos detengamos a pensar acerca de los beneficios que puede proveer.

Con demasiada frecuencia este tipo de discusión se detiene en los efectos a corto plazo al utilizarlo, como alucinaciones, desconexión de la realidad, ver colores intensos, etc. Quizás deberíamos cambiar nuestro enfoque hacia los efectos de largo plazo tal como fue concebido por Albert Hoffman.

Tenga en cuenta que tan pronto como Hoffman lo descubrió a principios de 1940, inmediatamente pensó en sus aplicaciones psiquiátricas. Esta forma de pensamiento, contrario de lo que otros puedan pensar, aún sigue siendo fuerte en la actualidad en medio de la comunidad científica, donde podemos encontrar cientos, sino miles de trabajos de investigación escritos acerca de los efectos y usos del LSD.

Incluso tan reciente como en 2007, que autoridades médicas suizos permitieron su uso para experimentos psicoterapéuticos con pacientes que sufren de cáncer en su estado terminal (entre otras enfermedades terminales). Este fue el primer estudio acerca de los efectos del LSD en humanos en más de 40 años.

Los resultados de este estudio mostró una asombrosa tasa de éxito del 100% con pacientes al experimentar una reducción de la ansiedad hasta por 12 meses después del experimento, Esto, por supuesto, abre otra ventana para discutir el uso del LSD bajo las condiciones propicias y no en manos equivocadas.

A parte de este estudio, otra investigación se ha llevado a cabo donde podemos ver resultados positivos. Tal es el caso de la investigación publicada en el Diario de la Psicofarmacología en 2012, en donde se determinó que el LSD fue útil para disminuir sustancialmente el abuso en el consumo de alcohol y cocaína durante los programas de adicción.

Como estos dos ejemplos, podemos encontrar varios resultados positivos de investigaciones enfocadas en el uso del LSD. Quizás los resultados más sorprendentes donde podemos ver los beneficios derivados del uso del LSD, no provengan de estudios científicos, sino de resultados obtenidos en la vida real por personas que no pueden vistas como “usuarios típicos”.

Sólo por mencionar algunos ejemplos de personas que la mayoría de nosotros estamos familiarizados con el hecho que han utilizado este alucinógeno al menos una vez en sus vidas. Estas personas son:

Kary Mullins: Ganador del Premio Nobel de la paz en bioquímica, nacido en Carolina del Norte. Su contribución a la ciencia fue hacer mejoras valiosas a la técnica de reacción en cadena de la polimerasa.

Francis Crick: Biólogo molecular, biofísico y neurocientífico británico destacado por ser uno de los descubridores de la estructura de la molécula del ADN. Se dice que él le contó a sus colegas que percibió la forma de doble hélice de la molécula mientras estaba bajo los efectos del LSD.

Pero la lista no es de “sólo científicos”, de hecho y para mayor sorpresa de nosotros, podemos mencionar más “personas comunes” que han experimentado en primera mano los beneficios del LSD.

Jack Nicholson: Actor y cineasta norteamericano, quien realmente no necesita presentación, describió su experiencia como “algo hermoso y revelador”.

Steve Jobs: Por supuesto, este inventor y emprendedor norteamericano, que no necesita ninguna introducción, (al menos que hayas estado debajo de una roca por los últimos 50 años), fue tan lejos como para decir que experimentar con LSD ha sido “una de las dos cosas más importantes que hecho en su vida”.

Como estos personajes, podemos seguir mencionando personas más famosas y conocidas de nuestro tiempo y de antes, que en su mayoría han referido sus vivencias con el LSD como “una experiencia reveladora”.

Efectos Secundarios

Por su supuesto, sería algo inútil tratar de convencerte de que no existe riesgo alguno al consumir LSD. De hecho, incluso Albert Hoffman lo reconoció cuando dijo que el LSD pudiera ser peligroso en las manos equivocadas.

Algunos de los riesgos más comunes y conocidos de tomar una dosis alta de LSD incluyen: cambios extremos en el humor (de estar ausentes a sentir terror), disociación de la realidad, una urgencia de consumir más para revivir la experiencia y tener las mismas sensaciones, entre otros. Sin embargo, el LSD no es considerado como una sustancia adictiva debido a que no es causante de comportamientos incontrolables de búsqueda de drogas. Pero después de todo, LSD produce tolerancia, lo que significa que algunas persona que consuman la droga de forma repetida, deberán tomar dosis más altas para lograr el mismo efecto, el cual no es recomendable.

Habiendo dicho esto, también debemos mencionar que si es consumido bajo un ambiente controlado en dosis mínimas, los efectos, como lo afirman algunos, serán totalmente lo opuesto.

Microdosis

Como se describió en el artículo de la revista Rolling Stones previamente mencionado, microdosis de LSD se ha vuelto una tendencia popular que varias personas están empezando a prestarle atención. Con la finalidad de entender completamente de que se trata todo este alboroto, tenemos que definir un par de conceptos que son básicos para esto.

Primero que nada, establezcamos qué significa “microdosis”. Para algunos, esto les puede resultar una definición obvia, pero créanme, es algo que debemos comprender en su totalidad con la finalidad de entender sobre qué estamos hablando. Nosotros no estamos hablando sólo acerca de pequeñas dosis, absolutamente no, de hecho, una microdosis se dice que es “sub-perceptual”. Esta dosis es tan baja que es muy poco común que produzca algún efecto en el cuerpo entero. Sin embargo, es suficientemente alta para generar respuesta a nivel celular.

Al mismo tiempo, debemos establecer también qué efectos son producidos por microdosis. Si, algunos de ustedes pueden estar pensando cuál es el uso de tomar una droga en pequeñas dosis semejantes que no causará ningún efecto. Bueno, quizás debemos recordar el verdadero uso que el Dr. Hoffman quería que la droga tuviera. Y se trata de tener efectos sobre la psique. Recordemos de nuevo al “primer día de la bicicleta”, cuando Albert Hoffman estaba montando para regresar a su casa. Ciertamente, los efectos que experimentó con las cantidades masivas de LSD que tomó no fueron las mejores, sin embargo, a medida que los efectos fueron pasando, él tuvo de nuevo una experiencia de “efectos no desagradables”. Y esto es precisamente lo que las microdosis persiguen.

Las microdosis no es más que una forma de introducir este psicotrópico en tu rutina para alcanzar altos niveles de creatividad, concentración y energía. Algunos incluso se atreven a decir que ha mejorado sus habilidades para relacionarse.

De ninguna manera tengo la intención de suministrarles aquí una guía para hacer microdosis con LSD. Estoy seguro que ustedes serán capaces de encontrar información a montón en la red, en donde serás capaz de encontrar dosis sugeridas (recuerda que todos somos diferentes y las dosis variarán acorde con cada individuo), e incluso infografía sobre esto.

Lo que intento hacer es llamar tu atención hacia esta nueva tendencia, el cual ha sido llamada por algunos “renacimiento psicodélico”. Quizás esto es, pero en cierto punto, no podría no sólo ser una tendencia pasajera, sino que realmente pueda traer algunas respuestas a preguntas que aún están por responder tales como: ¿Cómo podríamos usar nuestro cerebro al máximo? ¿Qué tipos de conciencia son posibles? ¿Existe una nueva manera de incrementar la productividad?

Sorprendentemente, se requiere de un pequeño esfuerzo para investigar y encontrar que la experiencia reportada por la revista Rolling Stone no es una de naturaleza aislada, y que es muy común conseguirse con casos en donde personas aseguran usar microdosis de LSD para lograr niveles inesperados de atención y de energía en el trabajo.

En el ambiente laboral actual, en donde se espera que entregues el 100% todos los días, quizás las “bebidas energizantes” simplemente ya no acortan el trabajo más. Quizás las microdosis es una manera de pensar diferente acerca de distintos aspectos creados en nuestro alrededor por la sociedad.

¿Qué tal si el problema no es encontrar las respuestas correctas para las preguntas que están al frente de nosotros, sino por el contrario, es encontrar la preguntas correctas para formular?  

No voy a asegurar tener una respuesta para esta interrogante, en lugar de eso, preferiría que todos ustedes que están leyendo mantengan una mente abierta cuando se trate del uso del LSD como un “mejorador de la conciencia”.

Un estudio reciente en este tema realizado por el Colegio Imperial de Londres, suministra grandes revelaciones que no pueden darse por sentado. Acerca de los hallazgos, el Dr. Carhart-Harris explicó lo siguiente: “Hemos observado cambios cerebrales durante la influencia del LSD que sugieren que nuestros voluntarios “estuvieron viendo con sus ojos cerrados”; aunque ellos estuvieron viendo más cosas producto de su imaginación que provenientes del mundo exterior. Nosotros observamos que muchas más áreas del cerebro, de lo normal, intervinieron en el proceso visual bajo los efectos del LSD, incluso cuando los ojos de los voluntarios se encontraban cerrados. Además, la duración de este efecto está directamente correlacionado con los rangos de complejidad de las visiones ilusorias de los voluntarios”.                    

¿Quizás esta habilidad de ver “con sus ojos cerrados” es lo que más necesita la gente en el mundo de hoy en día para alcanzar un nuevo nivel de creatividad en un momento en donde la mayoría de las personas creen que todo ha sido inventado?

En el siguiente gráfico podrán observar dónde se encuentra el LSD en comparación con otras sustancias.

JOIN OUR NEWSLETTER
Sick and Tired of UNPRODUCTIVE employees? Sign up to our Newsletter and qualify for a free 3 month membership to our Software as soon as we release it
We hate spam. Your email address will not be sold or shared with anyone else.

We will be happy to hear your thoughts

Leave a reply